Viernes, Abril 29, 2016

La delicia de una nueva “cata”

Nueva imagen (17)Mi mejor amigo y yo tenemos una clave, o bueno, en realidad tenemos muchas, pero una de tantas es para cuando nos encontramos frente a una nueva conquista sexual, de cama, así que nos decimos “hoy es noche de cata”, esto en otras palabras quiere decir ¡hoy voy a estar con un nuevo compañero sexual!

 

Hay cosas que generan emoción, a mí por ejemplo, me gusta cuando tengo “nuevas catas”. Y para quienes están que me gritan que soy una abanderada de la promiscuidad, yo lo veo de otra manera, tal vez sea una coleccionista, si hay personas que coleccionan relojes, billeteras, gafas, etc., ¿qué hay de malo en que yo conquiste unos cuantos penes? El disfrute de encontrarte con una nueva cara, de sentir un nuevo cuerpo, y de sentirte dentro de un nuevo cuerpo es muy emocionante.

 

Y es que no es lo mismo acostarse con la misma persona de siempre, saber ya cómo va a ser el sexo, su cuerpo, cómo va a tocarte, cómo huele, cómo lo sentirás, una desnudez nueva genera adrenalina, creo yo que esto es una de las cosas que explica la infidelidad (ojo, la explica, no estoy diciendo que la justifica).

 

Así mis queridos lectores que los invito a disfrutar de sus catas, prepárenlas, disfrútenlas, gócenselas, porque las catas como las primeras impresiones, solo pueden darse una única vez por persona, y no olviden que no solo somos nosotros quienes estamos catando, también estamos siendo “catados” por otra persona, así que procuremos que sea buena para los dos.

 

Autor: Anónimo.

Viernes, Abril 22, 2016

¿Experiencia o mojigatería en la cama?

DSC_7716Encontrar la línea, el equilibrio, eso suena fácil pero vaya que es difícil. A veces es complicado saber cómo actuar, porque ni mucho que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre.

Al grano, alguien que me ayude a entenderlos, sí, a ellos, a los hombres, casi todos sueñan con una mujer que sea una maestra en la cama, que se mueva rico, que esté segura de su cuerpo, que sea atrevida, que diga palabras sucias, que proponga, que a todo diga sí, que sea delicada, pero también ruda, atrevida y ardiente, que tome el control pero que también sepa cuándo cederlo, y que además diga sí a sus fantasías.

Bla, bla, bla, algunos le quitarán algunas características, otros le agregarán otras tantas, pero eso de ser tan buena a veces es un poco “malo”, porque no falta ese pensamiento pre o pos polvo que las señala, llegan preguntas como: ¿y esta vieja por qué sabe tanto? ¿dónde aprendió todo eso? ¿con cuántos tipos habrá estado?

Así que mejor decídanse, no pidan a gritos la actriz porno en la cama, y después la miren como la más sucia de las mujeres, porque aun cuando su gran desempeño se deba a una larga y experimentada vida sexual, recuerden que una mujer es mucho más que la suma o la cantidad de hombres que han pasado por su entrepierna y han destentido su cama.

Artículo enviado por una de nuestras seguidoras.

Viernes, Abril 15, 2016

Sin “pajazos” mentales, el tamaño sí importa…

vogue-405148Este tema del tamaño tiene tantas discusiones como visiones, los menos favorecidos en proporción, les gustará la teoría de que lo que importa es saberse mover, los mejores dotados, por su parte lucirán orgullosos la longitud de sus miembros que entre otras cosas les hará sentir más potenciada su masculinidad.

No pretendo dar aquí la verdad única, el sexo y el placer permiten tener un espectro tan amplio de gustos como de sabores, pero chicos, si bien el tener un pene grande no les garantiza ser una máquina productora de placer en la cama, créanme que esto sí nos ayuda a sentir un poco más.

Hagamos un paralelo, imagina la relación sexual con un hombre inteligente, apuesto, buen conversador, caballeroso, con buen olor, atlético, buen sentido del humor, una lengua deliciosa, unas manos que saben tocarte y un pene de buen tamaño; ahora, imagina al mismo hombre, la misma relación sexual ¡pero con un pene pequeño! Eso, definitivamente desde mi punto de vista, nunca nunca se sentirá igual, pero cada quien habla desde su paladar, a mí por ejemplo, me parece delicioso dar una rica mamada en un pene erecto y grande, me genera más placer y excitación estar de cara a un pene prolongado, se siente más rico tenerlo entre las manos.

Así que ya saben, aunque el tamaño no lo hace todo por ustedes, sí les da una buena ayudita.

Autor: Anónimo